El primer día del resto de mi vida

24 de octubre del 2017

Hoy es un día cualquiera, aparentemente. Uno de esos días en los que te das cuenta de que el año 2017 está llegando a su fin y te decepcionas recordando tus pensamientos el pasado fin de año:

“Este será mi año. Tiene que serlo. Será sin año genial”

Y ves que se acaba y que ha sido un año pésimo. Y todo sigue igual.

Y de repente te das cuenta que hoy no es un día cualquiera. Hoy es el día en el que descubres que eres tú la única persona que puede cambiar esto. Que puedes hacer que el 2017 sea el mejor año de tu vida. El año de inflexión. El pistoletazo de salida para una nueva vida. Una mejor. Una más bonita. Una más feliz. Una que te haga sentir orgullosa de ti misma.

Hoy, 24/10/2017, es el primer día del resto de mi vida.

A. 

Anuncios

Celebrando un día cualquiera

Hoy es un día triste de celebración.

No es mi cumpleaños. Ni nuestro aniversario fallido.

Hoy sencillamente es un día frío que me recuerda que se acerca un invierno más sin ti.

Sin tu calor. Sin tu abrazo. Sin tus labios. Sin tu perfume.

He tenido muchos días de esos sin apreciarlos lo suficiente.

Ahora tengo muchas noches para escribir la misma frase en la pizarra. Una y otra vez hasta que cale el mensaje. 

“Las cosas que no se cuidan se marchitan. Y lo que perece no vuelve. La única persona que no puedes perder es a ti misma” 

A. 

Otro tipo de lista

Tengo que aprender a ser feliz sin ti.

Sin tu sonrisa, sin tus caricias, sin tu calor.

Tengo que aprender a dormir sin tu brazo y sin tu abrazo. 

Tengo que aprender a reír sin tus tonterías. 

Tengo que dejar de verte en mis sueños.

Tengo que dejar de vivir nuestra pesadilla. 

Y tal vez entonces, vuelva a disfrutar de ti. Mirando al pasado con una sonrisa. 

Sola o cogida del brazo de él. Aquel que realmente sepa, quiera y pueda hacerme feliz.

Bienvenidos a los dos. A ti y a mí. 

A. 

Batallas perdidas

Siento un cansancio tan grande como mis ganas de liberarme de la carga que llevo.

Son tantas las ganas de no perderle como la desconfianza que siento hacia todo lo que me dice y hace.

Y entre desconfianza, dolor, pérdida, agobio, cansancio… Me pregunto si queda o incluso si ha habido amor.

Si lo que no me permite quemar el libro es el miedo a lo que puede que no llegue y no el amor por lo que hubo. 

Me pregunto si alguna vez fue suficiente. Si alguna vez fui feliz.

Lo único que sé seguro es que cada día pierdo la batalla contra mí misma. Esa batalla que implica el ser feliz con una misma y nada más. El sentirse bien sola.

No soy capaz. No lo consigo. A veces me pregunto si me estoy esforzando.

Y tengo pánico a la respuesta, así que intento no rascar.

A. 

Si te importo, vete

Odio cuando pronuncias mi nombre. Porque nunca me llamabas por mi nombre. Y me hace ver la distancia que ha crecido entre nosotros. Dónde antes había piel con piel, ahora hay un muro de hormigón. 

Quiero que dejes de hablarme. Porque cada palabra duele.

Quiero que dejes de escribirme. Porque cada letra es una decepción. 

Quiero que dejes de disfrutar en mí, porque cualquier similitud con lo sentido en el pasado es pura coincidencia.

Porque cuando se ha sentido, vivido y disfrutado tanto… Las cenizas saben a polvo. 

Y para que la vida tenga sabor, primero hay que darle un toque de fuego. 

A. 

Fantasmas

Fantasmas. Personas que fallecieron y su alma se quedó aquí para atormentarnos o saldar deudas.

Hay quien dice que los ha visto, hay quien no cree…

Para mí hay otro tipo de fantasmas.

Personas viven sin vivir. Personas que respiran, se levantan, trabajan, comen, duermen… Pero no están vivas. No disfrutan. No ríen de verdad, no sueñan de verdad. Siempre están fríos. 

Creo que existen de verdad. Los he visto.

Soy uno de ellos.

A. 

Hasta siempre

Adiós y hasta siempre.

Es lo que necesito decirte y no puedo.

Porque tengo miedo a enfrentarme a mi soledad y prefiero una compañía pobre e insuficiente que sola.

Adiós y hasta siempre.

Porque te has quedado enquistado en mi ser y ya no puedo más. 

Adiós y hasta siempre.

Porque me haces sentir mal conmigo misma. Absurda, débil, idiota, sumisa. Y no lo merezco.

Adiós y hasta siempre. 

Porque no te has portado bien y me estás volviendo loca día a día.

Adiós y hasta siempre.

Porque te sientes bien sintiéndote superior a mí y ninguna relación sana puede salir de ahí.

Adiós y hasta siempre.

Porque me estás absorbiendo la poca sangre que me queda y cada día estoy más gris.

Adiós y hasta siempre.

Porque hace mucho que ya no confío en ti ni me haces feliz..

Adiós y hasta siempre.

Porque no mereces más y yo no merezco menos.

A.